Pastillas para la Ansiedad

Tienes Ansiedad y buscas resolverla con pastillas. Veamos qué opciones ofrecen las Pastillas para la Ansiedad.


Pastillas para la Ansiedad 02
Desde antiguo el ser humano descubrió que se podía apoyar en los alimentos y los recursos que ofrecía la tierra para mejorar su salud. Desde ese momento hemos evolucionado y hemos desarrollado la manera de conservar y concentrar esos principios en pastillas que nos ayudan a superar nuestras dolencias.

Cuando tenemos un problema de salud, sea el que sea, estamos acostumbrados a acudir a nuestro médico quien, casi con total seguridad, nos prescribirá medicamentos para superar el problema. El caso que nos atañe actualmente, la ansiedad, no es una excepción. Si acudimos a nuestro especialista y se lo solicitamos, este nos recetará medicamentos para ayudarnos a superar el trastorno de Ansiedad.

En este artículo vamos a tratar sobre qué tipos de pastillas podemos encontrar para resolver el problema de la ansiedad, sopesando cada uno de ellos. Para comenzar el estudio observamos que podemos encontrar tres grupos básicos de pastillas:


Pastillas Milagro.

En este grupo encontramos lo que nosotros denominamos pastillas milagro, son todo ese tipo de tratamientos alternativos que podemos encontrar por medios “fuera de los cauces habituales” (principalmente Internet) y que dicen haber desvelado el secreto que las farmacéuticas y los médicos nunca quisieron decirte para que no pudieras curar tu ansiedad y así tuvieras que seguir consumiendo sus caros y poco productivos fármacos durante mucho tiempo.

Este tipo de tratamientos se basa en aprovechar la desesperación que produce en las personas ansiosas el no encontrar el camino para superar la dolencia (no conseguir controlar la Ansiedad) y lo traumatizante que la Ansiedad resulta unido a la, cada vez más atrayente, teoría conspiratoria, en este caso de las farmacéuticas, los médicos y, por qué no, un gobierno que sólo busca el enriquecimiento de sus gobernantes sin valorar la salud de los ciudadanos....

Hemos querido empezar con las pastillas milagro porque, a nuestro entender y al de la mayoría de especialistas, son un gran peligro: Con las mismas pruebas con que sustentan su argumentación, permítannos opinar que en realidad no se trata de ninguna teoría conspiratoria y si de una gran estafa. Este tipo de tratamientos, fuera de cualquier control médico y estudio que corrobore su veracidad es sólo una patraña ideada por sus desarrolladores para conseguir, en el mejor de los casos, hacer un agujero en nuestros bolsillos… y decimos en el mejor de los casos porque - en el peor - ese agujero además, será físico y estará en nuestro estómago.


Pastillas Naturales.

Pastillas Para la Ansiedad 01
En este grupo encontramos todas aquellas sustancias obtenidas directamente de la tierra y que no han sufrido ningún tratamiento químico.

El conocimiento de estas sustancias ha sido transmitido por muchos pueblos durante muchas generaciones, por lo que tienen más que probados sus efectos y su eficacia, algo que hoy en día corroboran también los laboratorios que las han analizado.

La tila, la pasiflora, la flor de san juan, etc. Son plantas que han sido utilizas con éxito por generaciones como ayuda para superar momentos de alteraciones nerviosas, entre las que incluiríamos el Trastorno de Ansiedad.


Pastillas médicas.

Los fármacos. Los preparados químicos desarrollados por los laboratorios concentrando en capsulas los principios activos que van a potenciar nuestra curación. Como diría un médico (en conversación distendida y en tono de sarna), un diazepam no deja de ser el principio activo de 2000 valerianas concentradas en una única pastilla.

Cuando acudimos a nuestro médico, este es el grupo que suele recetarnos pastillas de los grupos:

  • Benzodiazepinas. Muy frecuentes como primera línea de batalla por la rapidez con la que actúan en su función de reducir el nivel de ansiedad. Actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes, ansiolíticos e hipnóticos. Además de para tratar la ansiedad, este tipo de medicamentos se utiliza para tratar el insomnio, los espasmos musculares o la abstinencia alcohólica.

  • Inhibidores de la recaptación de Serotonina: Conocida como la droga natural de nuestro organismo, por atribuírsele directamente los estados de bienestar y relajación.
    La serotonina es un neurotransmisor que sintetiza directamente nuestro organismo y se ha demostrado que en los casos de Ansiedad, nuestro cuerpo la elimina a mayor velocidad que la crea por lo que tenemos una carencia.
    La serotonina presenta el problema de que, aunque puede ser sintetizada en laboratorio y almacenada en pastillas, al ingerirla nuestro sistema gástrico la destruye y no puede llegar a nuestro cerebro donde realizaría su función, por este motivo, en lugar de desarrollar pastillas con concentrados de Serotonina, se han desarrollado una serie de fármacos que lo que producen es que nuestro cuerpo no destruya la serotonina existente.

  • Inhibidores de la Noradrelanina: La Noradrenalina puede actuar como hormona o como neurotransmisor. Aunque actúa como la Adrenalina potenciando la actividad, en el tratamiento del trastorno de ansiedad se receta por su actividad como neurotransmisor y porque niveles bajos de esta sustancia han sido relacionados directamente con procesos depresivos.
    (En otro artículo trataremos de porqué, aunque se trate de trastornos distintos, es frecuente utilizar medicación antidepresiva en la cura del trastorno de ansiedad).

  • ...


Llegados a este punto la pregunta es:


¿Son buenas las Pastillas Para la Ansiedad?



En este punto son muchos los libros y las páginas web en las que nos informarán de que las pastillas para la ansiedad no son buenas, algunas incluso intentarán asustarnos describiéndonos los problemas que su consumo va a ocasionarnos. El objetivo de este blog es distinto: nosotros queremos que tú cures tu trastorno de ansiedad, sabemos que tú puedes controlar tu ansiedad y recuperar su vida y, bajo esta premisa, no vamos a mentirte: las pastillas para la ansiedad no son malas.

Si dejamos de lado las denominadas pastillas milagro de las que te recomendamos encarecidamente que te separes porque tu salud no es algo con lo que se pueda jugar, nos quedan dos grupos de pastillas:

Las pastillas naturales:

Como comentábamos al principio, se trata de los tratamientos naturales, no procesados químicamente, que se han utilizado desde antiguo para ayudarnos a superar nuestras alteraciones, en este caso concreto el de Ansiedad.

Tienen la ventaja relativa de no precisar de receta médica para conseguirlas, pero presentan el inconveniente de resultar demasiado lentas para la premura con la que queremos superar nuestro trastorno y algo de lo que no se suele tener constancia y es importante: Se ha extendido la creencia de que los tratamientos naturales no pueden ser peligrosos, algo que es totalmente falso. De la misma manera que es posible encontrar plantas beneficiosas en la naturaleza, también es posible encontrar plantas venenosas. Los tratamientos con pastillas naturales deben realizarse de la manera correcta en las dosis y los tiempos prescritos o corremos el riesgo de envenenarnos o similares.

Las pastillas médicas:

Estos preparados químicos deben ser tomados bajo control médico. Por ser concentrados de sustancias, resultan mucho más peligrosos que las pastillas naturales. Por su singularidad, deben ser introducidos en nuestro cuerpo de manera paulatina y controlada, así como el proceso de retirada no puede realizarse de golpe sino que se deben seguir las pautas que indique el especialista.

El "inconveniente" que presentan las pastillas médicas es que generan dos problemas:

  • La dependencia: Nuestro cuerpo se acostumbra a su presencia y luego no quiere dejar de tenerlas, de que te das cuenta ya no puedes dejar de tomarlas.

  • La Tolerancia: Cuando más las tomas menos notas sus efectos, por lo que cada vez en necesario tomar una dosis mayor para obtener los mismos efectos.

Insistimos en que las pastillas médicas para la ansiedad deben ser tomadas con el adecuado control médico.


Sentimos deciros que ahora viene la dosis de realidad:

La cuestión que da origen a esta bitácora es cómo curar la ansiedad, cómo controlar los ataques de ansiedad y la misma ansiedad: una respuesta que no vamos a encontrar en las pastillas.

Hablar de trastorno de ansiedad es hablar de una alteración del sistema ansiedad, una alteración que afecta la manera en la que percibimos la realidad. El trastorno de ansiedad es un mal funcionamiento de nuestra percepción de los hechos y las circunstancias que nos rodean. Una alteración de percepción que no van a curar las pastillas. Las pastillas no modifican la manera que tenemos de pensar.

Podemos, en estadios iniciales o especialmente descontrolados incluso debemos, recurrir a las pastillas para recuperar un cierto control sobre nuestro cuerpo, una cierta sensación de volver a ser quienes tenemos las riendas con las que comenzar a enderezar nuestra deriva, pero hasta ahí llega la utilidad de las pastillas para la ansiedad.

Las pastillas para la ansiedad pueden resultar beneficiosas en un primer control de situación, pero nunca van a conseguir nuestro objetivo: las pastillas para la ansiedad no curan la ansiedad.

Lo único que va a ayudarnos a conseguir nuestro objetivo de controlar la ansiedad es aquello que nos permita redirigir nuestra manera de percibir la realidad a una forma libre de temores irracionales, algo para lo que seguramente necesitemos de los conocimientos y experiencia de otros.


Desde esta bitácora conocemos de la urgencia con la que buscamos cómo controlar la ansiedad y para que no prolongues tu sufrimiento ni un minuto más de lo necesario, conscientes de que tú te mereces recuperar tu vida, te sugerimos que visites nuestro producto recomendado. Un producto líder, claro, probado y garantizado, un producto que te permitirá entrar en el grupo de personas que ya han superado el trastorno de ansiedad. Consíguelo, sólo


Haz Clic En la Imagen De Abajo